Mi historia

Desde pequeño me interesó el tema de los misterios y fue mi aspecto curioso el que me llevó a introducirme en cosas que parecían estar envueltas en una oscuridad que luego con los años entendí que no era tal. Después del constante aprendizaje comprendí que toda esa oscuridad o tabú que parecía rodear a algunos temas no eran sino la consecuencia de la desinformación cultural y los prejuicios que había respecto a ellos. Quizá fue la época en la que nací o quizá fue algo que siempre ha estado presente en la historia de la humanidad, esa idea de que lo raro o incomprensible debe ser atacado, ocultado o prohibido porque puede poner en peligro el estado de bienestar de la gran mayoría. Sea como sea logré trascender el miedo y las advertencias de los conservadores para adentrarme de lleno en todo aquello que me interesaba de sobremanera y que produjo en mi una mayor apertura de conciencia, lo que a su vez trajo consigo una profunda comprensión del ser humano. Me volví más paciente con los defectos y la propia oscuridad de nuestra raza. Sucedió que mientras más indagaba en estos misterios y enigmas más me adentraba en mi propia naturaleza.

Mi prueba de fuego llegó hace unos 17 años atrás, cuando un día de verano una amiga tarotista me desafió a usar sus baraja de cartas para interpretar y responder algunas cosas. Grande fue su sorpresa y la mía cuando me dí cuenta que la interpretación se me hacía fluída y sencilla como si toda mi vida hubiera hecho eso. En ese momento mi amiga detectó que había una capacidad innata que parecía haber estado incubando durante largo tiempo en mi para finalmente hacerse presente en el momento adecuado. Ese día algo algo cambió definitivamente mi vida como si de repente alguien me hubiera dado una misión y un propósito.  Asistí a Talleres y Seminarios relacionados al tarot para obtener una visión más amplia de lo que estaba investigando. Llevé a cabo ejercicios prácticos respecto a las cosas que aprendia y buscaba siempre la confirmación de la teoría para calmar así mi propio escepticismo frente a estos nebulosos temas. Mi búsqueda constante de respuestas me llevó por los caminos de la metafísica, física, alquimia, gnosis, simbología, astrología y filosofía, entre otras. Recorrí durante años una extensa colección de libros y si no tenía dinero para libros, intentaba conseguir versiones usadas o fragmentos de libros para lograr así saciar mi sed de conocimiento que complementaba con más y más práctica.

Probé otras herramientas pero la que mejor se adaptaba a mi era el tarot. Se me hacia muy sencillo observar sigificados en las cartas y se repente los arcanos parecían danzar frente a mi como escenas de películas. Todo esto me llevó a profundizar en la simbología de cada arcano y transitar todos los vericuetos y laberintos simbólicos que podía extraer de la baraja. Fue así como agregué a mi capacidad innata toda la técnica y método que actualmente utilizo en las lecturas de tarot que ofrezco. Durante el trayecto de aprendizaje con el tarot me dí cuenta de una nueva cualidad: se me daba bien descifrar la simbología detrás de las cosas que me rodeaban y que veía, ya fuera una película, un sueño o una obra de arte y podía relacionar eso con conceptos arquetípicos y de desarrollo personal. Al día de hoy sigo descubriendo todos los matices que el Tarot me puede entregar y sigo también creciendo como persona, descifrando todo lo que llame mi atención para así potenciar aún más mi intuición.

Actualmente me dedico a las lecturas de tarot, escribir contenido exclusivo en mi blog, impartir talleres y crear dinámicas grupales entretenidas con las cartas. También me encuentro sumergido en el estudio de los temas esotéricos desde la perspectiva escéptica y científica para así dar mucha más solidez a temas que habitualmente son relacionados con charlatanes. Mi objetivo final es por sobre todo comprender el mecanismo racional que actúa a través de estas materias para así rescatar el oro que se puede encontrar en la infinidad de interpretaciones e incluso mitos que pueden existir en torno a esto.

Soy honesto al decir que me encanta este mundo y que soy feliz aprendiendo e investigando algo más sobre el ser humano. Me quedan desafíos y sigo siendo un inconformista pero esto es así no porque esté insatisfecho de lo que tengo sino porque quiero expandir todo lo bueno que ya tengo y que todos los días agradezco.


Y aquí lo tienes, esto es un poco (bastante) de mí.
Un abrazo enorme!

NOTA:

Para saber más sobre mi participación en actividades realizadas durante la Noche de San Juan haz clic AQUÍ y para leer información en prensa sobre el trabajo que he realizado haz clic AQUÍ