TAROT, CULTURA Y SENTIDO COMÚN

Noticias

Post Top Ad

Your Ad Spot

5 de marzo de 2018

Cuando la videncia pierde la decencia.

Gabriel Cruz desaparecido


En uno de los grupos de tarot en los que estoy alguien hizo una pregunta relacionada con Gabriel, un niño desaparecido  hace poco en Níjar, un pequeño pueblo ubicado en Almería, España. Todos hicimos un pequeño aporte a modo de contraste sobre una tirada inicial y varios nos negamos a profundizar más porque pensamos que es un tema delicado en el que es importante no producir bulos ni falsas alarmas. Aún así y pese al respeto que algunos intentamos mantener, al poco rato empezaron a aparecer personas dando opiniones y sentencias sin ningún tacto hacia el niño y su familia lo que generó el repudio de los que estábamos participando. Algunos incluso sin poder soportar la cantidad de disparates dichos se desvincularon del grupo.

Lo lamentable de este suceso es que el caso de Gabriel no es el único en el cual videntes y brujos de feria aparecen para ostentar sus súper poderes sin tener el más mínimo cuidado a la hora de comunicar sus descabelladas visiones que en la mayoría de los casos son erradas. Cada vez que se pierde alguien sea de aquí o de otro país aparecen estos personajes tétricos e insensibles que sin que nadie les pida su opinión con capaces de decir la primera chaladura que se les viene a la cabeza, muchas veces sin siquiera conocer el contexto de la noticia. Reparten cuánta estupidez se les pueda ocurrir sin ponerse en el lugar de los familiares del desaparecido.

En el caso de Gabriel han sido los propios padres los que han rechazado la ayuda de videntes que ya les estaban llamando por teléfono. No quisieron meterse en esos temas y prefirieron dejar ese trabajo a la policía que con un rigor profesional se han dedicado a barrer la zona de arriba a abajo. Con mayor motivo nosotros, los que estamos metidos en este mundo deberíamos mantener cierta distancia de la noticia y opinar una que otra cosa pero jamás sentenciar ni decir ha pasado esto o ha pasado esto otro, precisamente porque nadie nos está pidiendo eso.

Luego están las personas que defienden a los chalados en nombre de la libertad de expresión, de que si un vidente o tarotista quiere dar su predición lo puede hacer y que no tenemos que ponernos tan delicados. Pero parece que lo que se le olvida a estos defensores del salvajismo es que no estamos hablando de caramelos o cosas tan superficiales como si fulanito llamará a fulanita, estamos hablando de vidas de personas que están experimentando un trance súper difícil en donde cualquier palabra mal dicha puede producir más dolor y angustia. Situación excepcional en donde yo entiendo que la libertad de expresión deba ser restringida en hombre del respeto y decencia que merecen las personas afectadas. Es algo que me gustaría hicieran conmigo si me veo enfrentado a una situación así de dramática. 

No me gustaría que un ejército de zumbados estuviera llamándome por teléfono para hablarme del destino de mi familia ni me gustaría enterarme de que en un grupo de Facebook un montón de irresponsables hacen y deshacen con mis seres queridos. Me gustaría que me ayudaran a divulgar, pero con responsabilidad.

NOTA

Puedes revisar las últimas noticias de la desaparición de Gabriel AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte

España está que arde: al loco no se le perdona todo AQUÍ.
Neptuno en piscis: fe ciega y época de chalados AQUÍ.
El marketing del miedo y sus consumidores AQUÍ.
¿Los médiums son unos estafadores? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad

Your Ad Spot