Cuando el consultante se transforma en Gollum.

0


Si hay algo que reduce mi nivel de empatía a cero son las personas que pululan por diversos grupos y foros de tarot para pedir sistemáticamente contraste e interpretación sobre las mismas preguntas, pasando por alto las mínimas normas de respeto hacia los demás. Al ser tan pequeño el mundo del tarot y llevar tantos años en esto se hace sencillo recordar nombres y reconocer las mismas consultas hechas a modo de spam en muchos grupos a la vez. Puedo entender que exista cierto grado de desesperación que hace perder el norte una vez, quizá dos o hasta tres veces pero ya pasar meses y años en la misma historia y crear estrategias deshonestas (crear perfiles falsos, enviar mensajes privados a diestra y siniestra) para que te interpreten o hagan contrastes me parece exagerado y directamente una falta de respeto hacia los que leemos las cartas.

El último caso que me ha tocado es el de una persona que accedió a uno de los pocos grupos de tarot en los que estoy y en donde no está permitido hacer contrastes e interpretaciones (está enfocado en temas históricos y otros detalles interesantes) y se queja de que nadie le ayuda. Yo educadamente le recuerdo las normas del grupo en donde se indica que no se hacen contrastes ni interpretaciones y la persona no tiene mejor idea que arremeter contra mi y quejarse de que nadie le ayuda en ningún lado. Algo por supuesto para tirarse de los pelos. Frente a eso emergen en mi dos impulsos esenciales:

  1. 1 - Ser borde y darle un merecido bofetón virtual para que espabile.
  2. 2 - Responder con amabilidad e insistir en que cumpla las normas.

Elijo la opción dos porque no tengo ganas de ponerme a pelear con nadie. Entonces respondo con cortesía y aclaro el punto esperando que la persona recapacite.

Esta es una actitud que he repetido un montón de veces durante los años que llevo participando en este mundo y en más de una ocasión ha sucedido que las personas en vez de reflexionar por sus conductas molestas se dedican a atacar al resto como animales rabiosos. Frente a tal situación siempre imagino a estas personas como el personaje de la película El Señor de los Anillos llamado Gollum, ese que totalmente esquizofrénico buscada a toda costa el bendito anillo, recitando la emblemática frase  "My precious! my precious! (mi tesoro! mi tesoro!). Así mismo se comportan algunas personas con el tema de las lecturas gratuitas, los intercambios e interpretaciones, pérdidas y completamente desconectadas de la realidad y saltándose las normas de todos los sitios repiten fuerte y claro "Mi lectura! mi lectura!"

No a los consultantes Gollum, por favor. Se podría crear una campaña para reducir el número de estos personajes no tanto para agredirlos sino para que se den cuenta que su forma de pedir ayuda en vez de activar la solidaridad del resto lo que hace es producir rechazo, justamente lo contrario de lo que necesitan. 

NOTA

Más abajo dejo una de las tantas escenas de la película El Señor de los Anillos en donde Gollum pide lo que quiere de forma poco amable.

Otros artículos que podrían interesarte

Los consultantes conflictivos te hacen mejor tarotista AQUÍ.
La lucha entre tu percepción y el diseño de las cartas AQUÍ.
El tarot como objeto y el tarot como método AQUÍ.
¿Por qué las personas buscan a un tarotista? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

Saturno y el cronómetro sobre mi cabeza.

0
Saturno Dios

Empecé este año con la sensación de que me quedaba poco tiempo. Obviamente es una percepción y pienso que proviene de un sentido de responsabilidad hacia la vida. No soy ni tan joven ni tan viejo pero definitivamente ya soy un adulto y estoy en una edad en donde empiezo a pensar en el futuro y en las cosas que me faltan por cumplir. De repente he imaginado que tenía un cronómetro sobre mi cabeza en donde se iba descontando el tiempo y pensaba que no tengo cientos de años para terminar lo que tengo pendiente. Esta imagen tétrica y a la vez severa es un baño de realidad que me invita a ponerme aún más las pilas y aterrizar completamente en el mundo, aplicándome con voluntad en las cosas que hago.

Miro a mi alrededor y veo a personas atrapadas en bucles emocionales, volviendo siempre a las mismas historias como si tuvieran mil años de vida para finiquitar y cerrar ciclos. Entonces me pongo a pensar en si ellos son conscientes de que mientras divagan en aquellas cosas la vida se les escapa. Pierden el tiempo que les queda en llorar, quebrarse la cabeza pensando en si las cosas deberían haber sido de forma distinta, rememorando viejas glorias y sintiendo nostalgia por su pasado, sin fijar la vista en el futuro. Entonces vuelvo a mirar sobre mi cabeza el cronómetro y el Señor Saturno me mira con rostro severo recordándome que no hay mucho tiempo para pajas mentales. Solo lo justo de problemas para no quedarse atrapado en ellos. Porque hay mucho por hacer y es indispensable soltar lastre para continuar ya que la vida no es tan larga como pensamos. Incluso si viviésemos tanto como el hombre más longevo del mundo que murió a los ciento trece años, ese tiempo seguiría siendo un suspiro en el Universo en donde todo sigue hayamos o no terminado nuestra misión en este planeta. Saturno no está para bromas ni tiene paciencia, él pone el acelerador y nos envía las arrugas y las canas, nos acerca un poco más a la muerte para que el temor nos haga exprimir la vida que nos queda.

A Saturno no le puedes decir que te espere. Si lo haces te mirará con desprecio y te dará un puñetazo para que espabiles. Luego te dará otro puñetazo solo para recordarte que aparte de quedar poco tiempo eres un perezoso que debe aprender a actuar de forma resolutiva. Así es el Señor Saturno, restrictivo y duro como una piedra. Inflexible pero sabio. Te quiere y te da latigazos por tu propio bien aunque tu creas en la mayoría de los casos que te odia y quiere destruirte. Es el padre que nadie quiere tener pero que todos deberíamos tener, para recordar que la vida no es eterna y que el tiempo apremia, nos mata y transforma en recuerdo.

NOTA

En astrología Saturno representa un aspecto restrictivo que actúa en nuestra personalidad templando el carácter ante las adversidades. Para muchos su influencia es de maestría ya que nos empuja a encontrar nuestras aptitudes ocultas, sentar cabeza y madurar. Quienes se resisten a su influencia no vencen por mucho empeño que pongan porque no entienden las inmutables leyes que hay por encima de la voluntad humana. Luchan de forma utópica contra algo que jamás podrá ser vencido, sin entender que hay un vacío y silencio que los mortales no pueden alcanzar. En el Tarot muchos suelen identificar a Saturno con la carta de El Ermitaño, en cuya imagen se observa a un hombre de aspecto envejecido y lleno de experiencia, con pinta de padre severo y sabelotodo, ajeno a la sociedad y a nosotros mismos. Un dios que desde lejos parece que nos desprecia pero que secretamente nos quiere, de una forma incomprensible y compleja. Dolorosa quizá.

Otros artículos que podrían interesarte

La astrología como resultado del proceso cognitivo AQUÍ.
Doce signos zodiacales en una sola personalidad AQUÍ.
Influencia psicológica de Plutón AQUÍ.
Adiós a la era de Piscis AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

Mi aburrida experiencia con un creyente.

0
Cruz Religión



Si hay algo aburrido en la vida de un tarotista pragmático como yo es encontrarse con alguien que viene a cuestionar las bases ideológicas de uno por puro afán troll, es decir, para convencerse a sí mismo de las cosas que quiere creer sin necesidad de leer y comprender lo que uno dice o argumenta de forma racional.

El otro día en mi página de FB una persona hizo un par de comentarios cuestionando mi visión racional del tarot ya que no entendía cómo podía hablar de tal o cual carta si yo mismo le quitaba misticismo al asunto. En fin, que me armé de paciencia y fui respondiendo una a una sus preguntas que hacían el hilo más y más largo hasta que llegó un momento en donde la persona parece que cansada de mis respuestas que cubrían todas sus dudas terminó por reconocer que la conversación era inútil y que lo único que había aprendido era que lo racional y el tarot eran cosas irreconciliables, admitiendo además que él creía que el tarot era algo que pertenecía al territorio de la superstición y que no había que analizar ni cuestionar nada más. Entonces yo pensé para mis adentros:

Pues oye, hubieras empezado la conversación por ahí y así hubiera sabido que no venías a buscar respuestas sino que venías a liarla para justificar tu punto de vista de creyente. Entonces no hubiera perdido mi tiempo hablando contigo, buen y gentil hombre (Lo de bueno y gentil lo he traducido por si alguien lee esto en horario para niños)
.

Lo que quiero decir con esto es algo bastante evidente. Es inútil hablar con un creyente para hacerle entender una perspectiva más racional (si se quiere científica) de lo que él defiende como un tarot basado en la superstición. Yo me di cuenta de eso hace tiempo pero una cosa es que yo lo entienda y otras es que los creyentes o el que quiera mirar las cosas de forma supersticiosa lo entiendan porque muchas veces son ellos los que se me acercan y me empiezan a hablar de sus cosas, como queriendo contrastar con mi visión racional. Luego se rebotan por mis opiniones y se hacen los ofendidos, en lo que parece una elaborada obra teatral en donde ellos, pobrecitos, son las víctimas de la ciencia y el razonamiento opresor. Pero si tú has venido a hablar conmigo! de qué te quejas, buen y gentil hombre!

Yo a veces me meto a grupos, foros, páginas y otros antros de internet y cuando veo aquelarres virtuales, chats de creyentes y opiniones que para mi son para tirarse de los pelos, prefiero no meterme mucho porque sé que intentar imponer mi visión racional y pragmática del tarot es igual de inútil que tratar de imponer una visión supersticiosa. Entonces y visto el patio me mantengo a cierta distancia para no incordiar y para no meterme en conversaciones inútiles con personas que no hablan mi mismo idioma. Solo en casos excepcionales en donde un creyente con ganas de volverse racional y científico quiere de verdad saber las bases de mis ideas, me abro y le explico las cosas que pienso al respecto, sugiriendo leer determinados artículos de mi blog. Pero claro, a veces el filtro falla y atraviesa la línea un buen y gentil hombre que cree que la base del tarot se encuentra en la superstición.

NOTA

No tengo problema alguno con los creyentes del tarot o de cualquier otra cosa. Es más, me parece legítimo que tengan sus dogmas. Lo que me molesta son aquellos que entran en mi metro cuadrado para incordiar a sabiendas de que no vienen a dialogar de manera constructiva. Esos no se merecen mi respeto. 

Otros artículos que podrían interesarte

Los terroristas del tarot y la espada que corta cabezas AQUÍ.
El aporte del escepticismo al estudio del tarot AQUÍ.
¿Es necesario ser creyente para ser tarotista? AQUÍ.
Cuando el tarot se transforma en religión AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

La lucha entre tu percepción y el diseño de las cartas.

0
Cinco de Bastos


Uno de los grandes dilemas que puede aparecer durante una lectura de tarot presencial es la lucha entre la percepción que uno tiene sobre el consultante y lo que luego muestran las cartas sobre ese consultante. Cuando una persona viene a mi mesa de trabajo para que le eche las cartas yo estoy percibiendo un montón de cosas de ella, su postura corporal y las facciones de su rostro me indican cómo se siente. Su tono de voz y actitud me dicen de dónde viene y a dónde va. Siento en las tripas su estado emocional. Entonces, supongamos que algo dentro de mi me ha dicho que esa persona está fatal, completamente fuera de su centro y luego le hago elegir unas cartas de mi baraja y resulta que le aparecen imágenes aparentemente positivas y alegres: El Sol, La Estrella, Tres de Copas y Cuatro de Bastos. Nada parece indicar que la persona esté al borde del colapso. Es más, apegado solo a las cartas debería concluir con una interpretación técnica y de manual que la persona está bien y radiante - Sol, Estrella - reunida con otras personas que parecen apoyarle - 3 de Copas - y proyectando cosas hacia el futuro en plan feliz - Cuatro de Bastos-. Pero eso no es cierto. Yo he percibido en la persona algo completamente distinto a lo que muestra la interpretación de manual, entonces ¿en dónde está el problema?

De seguro la dicotomía se produce porque la mente se acostumbra a la interpretación técnica y de manual, sin añadir al proceso las sensaciones instintivas que hemos tenido en un principio. No les presta atención. La mente está tan enfocada en ser tarotista que olvida todo lo que las emociones previas le han transmitido, ese golpe eléctrico en las tripas que le dice que algo no está bien con la persona. Entonces si uno es listo y es capaz de unificar ambos criterios refrescará la interpretación y la hará coincidir con las primeras sensaciones que ha tenido incluso antes de sacar las cartas y exponerlas al consultante. Si inicialmente he percibido cosas de la persona debo integrarlas a mi trabajo ya que eso será indispensable para resolver el enigma de la tirada. De repente como un chispazo pienso que El Sol y La Estrella son la asistencia de otras personas que reunidas en Tres de Copas tratan de acompañar al enfermo hacia una meta futura que es la sanación de lo que sea que le suceda. Cuatro de bastos es en este caso el camino hacia la sanación que el consultante deberá recorrer en compañia de otros que le darán apoyo y esperanza para sobrellevar el malestar físico o psíquico. Expongo entonces mi conclusión unificada y el consultante asiente la cabeza aprobando la situación, emocionándose al ver que alguien le comprende y percibe. Luego siento mi propia satisfacción al ver cómo en milésimas de segundo experimenté dentro de mí una lucha entre el intelecto y la emoción, entre la razón y los sentidos que enemistados decidieron unirse para refinar aún más la visión sobre el consultante.

La conclusión final es que si veo disparidad entre el escenario que muestran las cartas y las percepciones iniciales que tengo sobre la persona, debo guiarme primero por mis instintos y luego por lo que vea en las cartas, ajustando la interpretación de acuerdo a mis primeras impresiones sensitivas. El aroma, el tono de la voz, los rasgos faciales y la posición corporal me hablan muchas veces de todo aquello que le sucede al otro y todo eso es información vital que debe ser prioridad en toda consulta de tarot. Uno no puede permitirse la disparidad de criterios ni mucho menos la lucha sangrienta entre percepción e interpretación técnica del tarot. Un buen tarotista debe unir ambas cualidades y transformarlas en un diamante que es siempre modelado por el instinto. Esa es la clave para ver y leer completamente al consultante.

Otros artículos que podrían interesarte

Diferencias entre la baraja de Marsella y Rider Waite AQUÍ.
El fundamento y mecanismo de todas las mancias AQUÍ.
Mitos en el tarot: la tirada de tres cartas AQUÍ.
Un cementerio lleno de blogs sobre tarot AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

El fundamento y mecanismo de todas las mancias.

0
Quiromancia y horoscopo


Cuando se analiza el funcionamiento del tarot y de las mancias en general una de las ideas más generalizadas pero al mismo tiempo la más insustancial es la de que las cartas, las runas, la bola de cristal o lo que sea que se use para el proceso hablan, como si los objetos tuvieran vida propia y nos quisieran transmitir un mensaje. Apegarse a esa conclusión es desconocer por completo los mecanismos cognitivos que producen los resultados de alguien dedicado a estas prácticas y es ignorar por completo el elemento más importante del proceso y que no es la herramienta sino el cerebro de quién la usa.

Ya he escrito varios artículos sobre el concepto de la Teoría de la Mente, análisis predictivo y los muchos procesos cognitivos que nos permiten analizar y predecir circunstancias y las pruebas tienen demasiado peso para seguir creyendo en ideas fantásticas y supersticiosas. En ese sentido cuando uno ama la verdad y la esencia de las cosas debe prepararse para destruir cada cierto tiempo sus propias conclusiones para así abrirse a nuevas explicaciones, especialmente si ellas resultan más coherentes y comprobables. Es el compromiso con la realidad el que nos empuja a transformar nuestro discurso y pulirlo hasta acercarlo a lo que realmente se mueve en el ejercicio del tarot y de cualquier otra actividad similar.

LOS CARTOMANTES Y LA PREMISA COGNITIVA

Cuando un cartomante ejerce su labor echa mano de forma consciente o inconsciente de sus propios recursos mentales y que implican el análisis del consultante desde varias perspectivas que incluyen aspecto físico y características generales (si la consulta es presencial) o tono de voz y uso determinado de palabras (si la consulta es telefónica). Incluso en las lecturas escritas en donde no hay presencia ni voz, la forma en que alguien escribe dice ya muchas cosas de la persona: si lo hace a trompicones, si usa demasiada palabras de lamentación o exageradas aseveraciones sobre su ego y el tremendo mal que otros, ingratos, han hecho sobre ella. Todo eso es un envío de información constante que el cartomante receptivo y concentrado captará para deducir, inferir, concluir y ofrecer resultados como si de una calculadora se tratase. Es importante añadir que este mecanismo no es exclusivo de quienes usan las cartas sino que también es utilizado de forma consciente o inconsciente por videntes y cualquier otra persona dedicada a una mancia específica, indistintamente de si usa runas, una bola de cristal o un plato con residuos de café. Todos ellos tienen un cerebro y por tanto funcionan bajo la misma premisa cognitiva. Otra cosa completamente distinta es que algunos no entiendan por qué hacen lo que hacen y remitan sus capacidades a creencias subjetivas y sin comprobación que lo que hacen es rellenar el hueco que deja su ignorancia al respecto. No todos, por cierto, son estafadores, hay también personas ingenuas o sin educación suficiente que no han reparado en el cerebro como órgano fundamental en este tipo de procesos habituales en el esoterismo.

Sea como sea, es esencial entender que el consultante es una enciclopedia de información, incluso sin necesidad de abrir la boca ni contar la historia de su vida. De ahí que para muchas personas poco informadas de los procesos cognitivos les resulte asombroso el cómo alguien que no les conoce pueda saber tantas cosas de ellas.

LECTURA EN FRÍO Y TEORÍA DE LA MENTE

El compendio de mecanismos que actúan en una sesión cualquiera de alguna mancia se conoce habitualmente como lectura en frío que es precisamente la observación minuciosa y detallada del consultante que como ya he dicho antes es información andante, incluso sin abrir la boca. Todos los cartomantes y videntes la utilizan, siendo o no conscientes de ello ya que su función tienen mucho que ver con procesos cognitivos específicos que nos permiten deducir, adjudicar pensamientos a otras personas y concluir, predecir de forma más o menos certera su comportamiento, sin magia, ni poderes paranormales, ni guías ni cartas o bolas de cristal parlantes.

En el ámbito de los procesos cognitivos tenemos otras cualidades que trabajan de forma conjunta con la lectura en frío y la Teoría de la Mente y que son el Análisis de Escritura y La Cara Auditiva. Estas dos últimas son sub procesos que explican cómo es posible que alguien nos conozca por nuestra forma de escribir o por nuestra voz. Sobre la cara auditiva ya he escrito un artículo en este blog y con respecto al análisis de escritura me desmarco completamente de la Grafología que es una pseudociencia que toma prestado gran parte de sus bases de una técnica estudiada y certificada como es el Peritaje Caligráfico en el que sí confío plenamente. Así, resumiendo, tenemos una lista de procesos que intervienen en la práctica de distintas mancias ya sea en modalidad presencial, telefónica y por correo.

Ahora bien, existe cierto debate con la lectura en frío ya que muchas personas, habitualmente escépticos, la consideran un mecanismo engañoso metiendo en el mismo saco a todo el que la usa y catalogándolo de estafador, pero esta es una visión sesgada ya que en esta práctica sí existen mecanismos cognitivos reales que si se ejercitan pueden transformar a una persona en alguien experto en leer a otros. El propio Carl Sagan en su libro El Mundo y sus Demonios (p.268) repara en la brillantez con la que algunos adivinos, videntes  o cartomantes pueden captar al otro sin echar mano de ningún fundamento mágico. Esto quiere decir que no podemos pasar por alto las cualidades mentales de personas que parecen tener una capacidad innata para leer y predecir a otros y mucho menos podemos desechar la explicación por vía cognitiva de algo que por ahora está relegado al territorio de esotéricos y vendemotos. Es indispensable poner el tema sobre la mesa y separar la paja del trigo, diferenciando al que realmente tiene cualidades innatas para leer a otros del que lo hace a través de trucos y clara intención de estafa.

MAL USO DE LA LECTURA EN FRÍO, IGNORANCIA Y ESTAFA

El gran problema aparece cuando alguien que practica o se dedica a una mancia cualquiera pasa por alto el contexto científico y los procesos cognitivos que hay detrás de su actividad. Al ocurrir esto cabe la posibilidad que la persona se monte en su cabeza una serie de creencias sin sostén racional para justificar aquello que no entiende y por otro lado puede que la persona a sabiendas se invente una historia falsa que pretende aturullar al consultante con jerga mágica para así hacerle creer que lo que hace es posible gracias a poderes mágicos excepcionales que por supuesto elevarán su tarifa a precios astronómicos o por lo menos le dejarán en una posición de superioridad frente al consultante que novato o inexperto en los asuntos esotéricos tendrá que agachar la cabeza y aceptar lo que sea que le quieran colar.

Son ya conocidas las técnicas de mediocres lectores de personas que usan como bastón preguntas que intentan sonsacar información al consultante. Estos lectores no tienen una ejercitada Teoría de la Mente y para suplir su carencia echan mano de cualquier sistema sin tener en cuenta la ética y responsabilidad para con el consultante. Entonces en el escenario ya no son protagonistas los procesos cognitivos innatos sino el afán de engaño y de conseguir información del otro de las formas más retorcidas posibles. Recuerdo un caso específico en un foro de tarot en donde supuestos videntes/tarotistas tenían un nick oficial y otros nicks fantasmas que eran utilizados como esbirros para recoger información y datos sobre la vida de otras personas. El sistema era sencillo: el vidente escondido en otro nick se ofrecía a ayudar a otras personas consiguiendo así  la confianza para que más de alguno le contase su problema con lujo de detalles, después de un tiempo y por arte de magia el vidente se presentaba frente a la persona con su nick real y le revelaba cosas al impactado consultante que no entendía cómo era posible que supiera tantas cosas de él. Me enteré de la estrategia porque en más de una ocasión los supuestos videntes se equivocaban de identidad y hablaban a través de sus nicks fantasmas diciendo cosas que le dejaban claramente en evidencia. En otros casos la revelación era más directa: el propio estafador admitía lo que hacía en tono burlón. Este caso por supuesto no es exclusivo de un foro también me he enterado de casos en donde un supuesto amigo llevaba a la víctima a una vidente y esta le revelaba información que era imposible que supiera dejando impactado al consultante que no tenía idea de su supuesto "amigo" en realidad era cómplice de la supuesta vidente. Sea como sea estos casos dejan en evidencia la extrema ingenuidad de las personas que también con su ignorancia tienen responsabilidad al ser engañados de forma tan descarada. Por lo mismo y visto el panorama es esencial crear un plan de contingencia para así evitar o dejar huecos libres en donde alguien nos pueda engañar o en donde los que practicamos determinada mancia nos engañemos a nosotros mismos, creyendo que lo que hacemos tiene algo de mágico o paranormal.

Por ejemplo, si yo como cartomante o tarotista quiero probar el nivel de mis capacidades cognitivas para leer y predecir a otros de forma natural y sin engaños, debo renunciar a hacer preguntas al consultante que me permitan deducir información sobre él y con mayor motivo debo evitar prácticas reñidas con la ética y moral profesional. Así sabré si realmente mi Teoría de la Mente está realmente desarrollada tanto como para no necesitar bastones que puedan ayudarme a saber más del otro. Soy yo el primero que le dice a los consultantes que cierren la boca y que me den la menor cantidad de información para así poner a prueba mis capacidades. Eso es lo que debería hacer todo practicante de alguna mancia: renunciar a saber el signo astrológico, fecha de nacimiento, color de pelo y cualquier otro detalle sobre el consultante. Todos deberíamos conformarnos con la presencia, la voz y la escritura sin más, sin pistas ni enrevesados trucos que son estafa pura y engaño premeditado. Esa es, sin duda, la única forma de asumir un tipo de trabajo que debe ser transparente y exponer sus reales mecanismos en una época en donde los listillos de siempre hacen su agosto ocultándose entre aquellos que realmente tienen una capacidad innata para leer y predecir a otros.

Para finalizar y después de haber leído este artículo más de alguien se preguntará para qué le sirven las cartas, las runas o la bola de cristal a un tarotista, cartomante o vidente cuando en realidad el que hace todo es la persona que usa esos objetos. Pues esa pregunta la dejo abierta para un siguiente artículo.

Otros artículos que podría interesarte

Leer, entender y predecir la mente de otras personas AQUÍ.
¿Qué es la teoría de la mente y por qué la tenemos? AQUÍ.
La cara auditiva: cuando la voz construye el rostro AQUÍ.
El Efecto Forer y el horrible marketing esotérico AQUÍ.
Engaños de los brujos y el truco del huevo AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.






La gran pregunta: ¿Puedo cambiar mi destino?

0
Libre albedrío

En otro artículo de este blog hablé sobre el destino y su relación con el concepto de Fatum tan manoseado en el esoterismo y expliqué que esa definición no tiene ningún sostén racional por lo que decidí abordar el tema desde una perspectiva determinista en donde todos los eventos de la vida se producen por una larga cadena de causas y efectos, algo que resulta mucho más coherente a la hora de entender el futuro, destino o meta final. Al final de ese artículo dejé una interrogante a la que ahora doy respuesta.

Entender el destino desde la perspectiva determinista implica acercarse al concepto de análisis predictivo en donde es fundamental conocer las variables o sucesos que ocurren entre un punto inicial A y un punto final B. Debemos saber que aquello que llamamos futuro es la consecuencia de una cadena que si comprendemos podemos modificar dependiendo de si los eslabones que la conforman son maleables o no. Existen eslabones fáciles de transformar y otros difíciles o irreversibles que condicionarán y nos dejarán menos margen para modificar el resultado final de una situación, así por ejemplo si en una relación amorosa las constantes discusiones producen una fuerte ruptura y aún así existe amor entre ambas personas, cabe posibilidad de restaurar la relación considerando que el eslabón esencial (el sentimiento) se encuentra intacto. Sin embargo si el sentimiento se rompe o sencillamente desaparece entonces la posibilidad de resolver la relación se reduce a cero ya que el engranaje fundamental se ha perdido.

ESLABONES ESENCIALES Y ESLABONES SECUNDARIOS

Cuando miramos el destino como una cadena unida por eslabones debemos ser conscientes de que no todos los eslabones tienen el mismo valor, hay algunos que apenas producen efectos o variables en el resultado final mientras que hay otros que lo condicionan completamente. Si utilizamos este criterio para cualquier asunto de la vida entenderemos que lo principal para entender el futuro es conocer las variables que lo definen, identificando las áreas en donde podemos hacer ajustes y aquellas en donde debemos resignarnos a lo que hay.

El eslabón esencial suele ser muchas veces como un trozo de madera para un naufrago: por muy mal que esté la situación para el malogrado hombre si se mantiene intacto el trozo de madera (el eslabón) hay posibilidad de salir del entuerto y sobrevivir. En este caso su influencia es positiva y salvadora. Por otro lado cabe recordar que existen eslabones esenciales limitantes como por ejemplo la situación de un tetrapléjico en donde por más que quiera no se podrá mover para mejorar sus condiciones generales. En este caso lo único que queda es resignarse y vivir en torno a esa condición y adaptarse a ella. Muchas personas viven con eslabones esenciales limitantes y aún así logran salir adelante, de la misma forma hay otros que sin tenerlos parecen atrapados en eslabones secundarios que no quieren o no saben modificar.

LO REVERSIBLE VERSUS LO IRREVERSIBLE

La vida de todos suele ser casi siempre una mezcla de sucesos reversibles e irreversibles, desde la genética que condiciona nuestra forma física hasta aspectos de nuestra personalidad, gustos y opiniones que cambiarán muchas veces a lo largo de nuestra vida. Así mismo los sucesos y experiencias se desenvuelven de manera mixta, habrá cosas que podremos modificar sin problemas mientras que habrán otras a las que deberemos resignarnos para aprender a girar en torno a ellas como la muerte de nuestros seres queridos, un accidente o algo completamente ajeno a nosotros y que sin embargo define nuestra vida. 

Por último está el nivel más profundo de comprensión del destino a través del determinismo y consiste en ponerse a pensar si aquellos eslabones esenciales y limitantes podrían haberse evitado antes de transformarse en lo que son. Por ejemplo ¿podría haberse evitado la enfermedad degenerativa de un hombre? ¿podría haberse evitado un accidente de tráfico con muchos muertos? de seguro si conociéramos todos los eslabones involucrados podríamos hacer algo e incluso acercamos a la modificación del suceso pero también es cierto que meterse en una tarea así es algo titánico ya que implica hacer un enorme viaje en retrospectiva para entender todas las variables que produjeron el suceso, una investigación que nos exigirá indagar en semanas, años e incluso décadas pasadas. Entonces al ser la tarea tan ardua y haber tan pocas personas dispuestas a indagar, se utiliza la socorrida definición de Fatum como aquella fuerza misteriosa que condiciona nuestra vida, lo que es en realidad un burdo intento de explicación. Es cierto que nos falta vida para poder hacer ese viaje hacia el pasado y aprender las causas de lo que nos ocurre pero sigo pensando que es mucho más útil eso que estancarse en la más pura superstición. El solo intento fortalece el pensamiento y nos vuelve analistas predictivos de nuestra vida, aportando además sabiduría.

Mientras más y mejor estudiemos la cadena de sucesos de nuestro pasado y de los hechos que nos rodean más preparados estaremos para entender y modificar la cadena de sucesos de nuestro futuro. Podremos identificar y gestionar adecuadamente los eslabones esenciales y secundarios de nuestro destino, entendiéndolo no como una simple quimera sino como algo práctico, racional y controlable.

Otros artículos que pueden interesarte

¿Qué es el destino y cómo funciona? ¿Existe el fatum? AQUÍ.
¿Qué es la teoría de la mente y por qué la tenemos? AQUÍ.
Cuando la voz de los dioses es tu propia voz AQUÍ.
El cometa Halley y los sistemas predictivos AQUÍ.
Otros artículos AQUÍ.

Descifrando series || The Undateables.

0
The Undateables


Me encontré hace poco con esta serie y debo decir que ha sido un descubrimiento que me ha devuelto la ilusión y la esperanza en el amor que muchas veces se pierde entre las complejidades emocionales y el montón de preocupaciones que nos bombardean y agobian constantemente.

Transmitida en España con el nombre de Una cita única expone en formato reality la experiencia de un grupo de personas con algún tipo de discapacidad mental o enfermedad física que no les permite desenvolverse con facilidad en la sociedad y que se atreven a participar de un sistema de citas con personas en condiciones parecidas para ver si así encuentran al amor de su vida. Me ha llegado a lo más profundo del corazón ver como personas que por puro prejuicio suelen ser consideradas inferiores o raras adquieren cualidades increíbles cuando se trata de expresar sus sentimientos y lanzarse a la aventura del amor, dándonos a todos una lección sobre la simpleza de la vida y lo fácil que es quererse sin máscaras, intereses soterrados ni dobles discursos. Es precisamente la honestidad y transparencia de los aventureros participantes la que me entusiasma y me han hecho sentir que hay en este programa algo del viejo amor olvidado detrás de las modernas convenciones. Sin embargo no todo es coser y cantar ya que tener autismo, sufrir un leve retraso mental o tener una enfermedad extremadamente rara no te exime de los conflictos inherentes del amor. Pese a eso la gran particularidad de los protagonistas es que afrontan los mismos problemas de toda pareja con una chispa y sabiduría admirable que despierta el más profundo respeto.

Hay humor, momentos tristes y situaciones entrañables que emocionan hasta las lágrimas porque THE UNDATEABLES es una declaración de principios sobre el amor y su tremendo poder que llega a todas las personas sin importar su apariencia ni condición. Es por sobre todo una fuente de inspiración para todos aquellos que miran con decepción las complejas redes emocionales y buscan más allá de lo cotidiano una huella de valores y maravilla.

La primera temporada de la serie fue emitida en el año 2012 en la cadena británica Channel 4 y debido a su éxito cuenta ya con siete temporadas más una octava que se estrenará en 2018. Cada temporada cuenta con cuatro o cinco capítulos máximo y hay que enfatizar que todos son casos reales que en contadas ocasiones necesitan asistencia adicional para evitar problemas o accidentes durante la grabación de cada episodio en donde mis nuevos héroes brillan más que la luz del sol.

NOTA

En España la serie se emite a través del canal DKISS y desde sus inicios ha sido polémica ya que muchas personas acusaron a sus creadores de hacer  de ella una especie de "Show de fenómenos modernos" cuando en realidad la idea siempre ha sido integrar y normalizar la condición de sus protagonistas, algo que se detecta al mirar los episodios con la misma transparencia y espontaneidad de quienes participan en ellos. 

Otras reseñas de series que podrían interesarte

Breaking Bad AQUÍ.
Mindhunter AQUÍ.
13 razones AQUÍ.
Sense 8 AQUÍ.
+ Series AQUÍ.

La identidad de género y su impacto en el tarot.

0
Tarot Queer


Hace tan solo unos días entré a una tienda para comprar una agenda y me sorprendió la actitud que tuvo la chica que me atendió. Al comentarle que buscaba una agenda "para hombre" ella hizo una mueca rara y me explicó que no estaba muy de acuerdo con esas etiquetas de género ya que no consideraba que existiesen agendas exclusivamente para hombres o para mujeres, haciéndome sentir como un retrógrado recién salido de las cavernas. En un principio no dije nada pero me quedé pensando en si la chica había sido una maleducada o si en verdad había algo en mis palabras que le ofendió y que era importante revisar.

Lo cierto es que no me enfadé sino que opté por recoger el discurso de la chica y revisar mis ideas preconcebidas, haciendo preguntas básicas como ¿hay cosas que solo un hombre puede elegir y llevar? ¿hay diseños y colores que solo puede llevar una mujer? claro está que cuando uno va a comprar una agenda o cualquier otra cosa no suele haber diferencias. Es decir, no hay una prohibición para comprar lo que a uno le apetezca, independiente del color o la apariencia que tenga. Las única excepción sucede en las tiendas de ropa en donde suelen existir carteles que separan las áreas de hombres y mujeres y aún así no existe restricción para que alguien compre en en el área que le de la gana. Supuse entonces que la chica tenía algo de razón en defender la idea de que los objetos no tienen un género predefinido y si eso existe es por convenciones sociales establecidas hace un montón de tiempo y que indican cosas como que el rosa es de chica, el azul de chico, los hombres son de marte y las mujeres son de venus, por ejemplo. Conceptos básicos con los que hemos crecido pero que analizados desde la perspectiva actual no tienen mucho sentido considerando que hoy más que nunca se hace evidente la tremenda diversidad de género que existe, emergiendo nuevas categorías que antes, hace décadas, quizá nadie habría contemplado. Es probable que la chica formara parte de una minoría sexual que quiere hacerse escuchar o quizá conozca personas queridas que forman parte de estos nuevos grupos sociales que no se sienten completamente integrados en la sociedad y que luchan por un reconocimiento más allá de la heteronormativa. Quizá solo sea un ser humano con una nueva visión que me ha ayudado a replantear mi perspectiva respecto a las cosas y la identidad que les adjudicamos.

Sea como sea y de manera sincrónica el suceso de la chica coincidió con una reflexión parecida que hice al visitar una página de tarot que defiende la idea de que las cosas no tienen porque tener un género definido (queer), haciéndose extensivo el análisis incluso a las mismas cartas de tarot, en donde sus autores sugieren cambiar las etiquetas de Reina y Rey tan típicas de las barajas por otras que se manifiesten neutras y que puedan adjudicarse a hombres y mujeres por igual, cosa que me cuadra ya que en mis lecturas yo he aprendido a mezclar conceptos y entender que las virtudes de La Emperatriz pueden encontrarse en un hombre de la misma forma que las virtudes de El Emperador pueden encontrarse en una mujer. Visto así la postura de la página así como la de la vendedora que me atendió no parecen tan descabelladas y vienen  a actualizar el antiguo consenso que se queda corto en una sociedad que se ha diversificado mucho y en donde incluso el tarot parece adaptarse para volver las interpretaciones más completas y apegadas a la realidad actual.

Cómo mencione antes, más de alguna vez he visto en las cartas cómo una mujer aparecía simbolizada por cartas aparentemente masculinas y esto era posible no necesariamente porque la mujer tuviera pene, bigote y pelo en pecho sino porque su carácter tenía características que son habitualmente representadas por la figura de El Emperador: fortaleza de carácter, liderazgo, poder de decisión, pasión y voluntad. Así  mismo he visto a hombres con características representadas por La Emperatriz porque justamente tenían características que por costumbre asociamos solo a mujeres como sensibilidad, tacto, dulzura, instinto maternal o capacidad multitarea, cuando en realidad esas características no tienen una identidad sexual exclusiva. Son neutras. Por eso cuando miramos a un Rey de Copas o a una Reina de Espadas no estamos definiendo el género o rol sexual de la persona sino su perfil de personalidad, incluyendo sus virtudes y defectos, considerándole un ser humano completo y que es mucho más que las etiquetas. Esa perspectiva aplicada a la vida en general nos puede ayudar a mirar al otro no desde el antiguo consenso que suele estar infectado de prejuicios sino desde una perspectiva mas abierta y respetuosa, que comprende los nuevos conceptos y que se adapta en una sociedad que se enriquece con las diferencias.

NOTA

La imagen de portada corresponde a las cartas de una baraja llamada "The Collective Tarot" en donde se les cambia el nombre a algunos arcanos y se modifican algunos detalles gráficos para así reconfigurar el antiguo consenso e interpretar las láminas no por las connotaciones de identidad de género sino por las características que engloban y que pueden referir a cualquier persona, sin importar género ni orientación sexual. Basta mirar las imágenes para ver cómo se mezcla todo no por pura anarquía sino para demostrar que hombres y mujeres pueden poseer características intercambiables y no exclusivas, algo que se encuentra más cercano al panorama actual y que nos ayuda como tarotistas a enfocar la interpretación más allá de las etiquetas sociales o categorías impuestas por costumbre. 

Otros artículos que podrían interesarte

El tarot como objeto y el tarot como método AQUÍ.
Un cementerio lleno de blogs sobre tarot AQUÍ.
¿Por qué las personas buscan a un tarotista? AQUÍ.
El tarot y la navaja de Ockham AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.

Un cementerio lleno de blogs sobre tarot.

0
Cementerio


Cómo me gusta estar informado de lo que se cuece en el mundo del tarot acostumbro a realizar cada cierto tiempo travesías virtuales y echar un vistazo a páginas relacionadas que me permitan conocer otras perspectivas sobre este tema pero desde hace un tiempo he empezado a observar como se está ampliando lo que yo denomino Cementerio de blogs en donde uno se encuentra con páginas que empezaron llenas de entusiasmo y que ahora no son más que cadáveres y ruinas virtuales. Al respecto he hecho algunos cálculos rápidos y es evidente que el porcentaje de blogs parados es mucho más grande que el de los que están activos. Esto deja entrever que de la gran parte de personas que comienzan a andar este sendero más de la mitad abandona a medio camino porque o se le acaba la creatividad o simplemente pierden interés porque no reciben un feedback que les permita seguir confiando en el proceso. Otros ingenuos habrán pensando que la cosa era coser y cantar y huyen despavoridos al darse cuenta que este es un trabajo que exige perseverancia.

Más allá del trágico panorama, he confirmado que hay personas creativas redactando artículos y aportando a este mundo de las cartas (tanto en español como en inglés) pero también es cierto que hay otras que cumplen el patrón copy paste o caen más o menos en las mismas técnicas como son el dedicarse a describir una a una todas las cartas de tarot, lo que garantiza (siendo positivo) veintidós artículos que deberían darle vidilla al blog pero ¿qué pasa cuando se acaban todas las descripciones? ¿el apocalipsis? para algunos sí y para otros no. Otros creyendo que el problema es el nombre del blog, se crean una docena más con distintos nombres para ver si así la creatividad llega y en muchos casos lo único que sucede es que se suman doce blogs más al cementerio. Los que resisten estoicamente y se enfrentan a las fuerzas creativas se suben al dragón y se ponen a escribir sobre otras cosas mientras que otros caen derrotados al no poder superar el infranqueable muro que hay más allá de las obvias descripciones. Y sí, hay que admitirlo, es difícil pasar la primera etapa por tanto hay mucho mérito en aquellos blogs y páginas que al día de hoy siguen vivos y actualizados porque de seguro detrás de ellos hay personas realmente interesadas en el tarot que con su perseverancia construyen y mantienen los pilares de este mundo que a veces parece muy grande pero que finalmente suele reducirse más o menos a los mismos de siempre y que son justamente los que estrujan y sacan provecho a su creatividad.

Sea como sea, cuando regreso a mis travesías virtuales es inevitable no sentir un poco de melancolía y sorpresa al ver que tan pronto abandonan algunos este mundo o cuánto esfuerzo hacen otros para no caer rendidos. Es como pasear por una enorme pradera virtual de información a medias, intentos de descripción de cartas y ejercicios esqueléticos dirigidos a fantasmas. Miro entonces mi blog y valoro lo que tengo, me alegro de ver que el tarot sigue estando vivo en mí y sigo confiando también en todos aquellos colegas que perseveran semana tras semana, mes tras mes y año tras año, demostrando así que no son solo la pose sino la vida que se extiende más allá de este inmenso Cementerio de blogs sobre tarot.

Otros artículos que podrían interesarte

Medium tarotista atiende cientos de llamadas al día AQUÍ.
El tarot como objeto y el tarot como método AQUÍ.
¿Por qué las personas buscan a un tarotista? AQUÍ.
¿Tarólogo o tarotista? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.





Descifrando Series || Mindhunter.

0
Mindhunter


He terminado de ver la primera temporada de la serie Mindhunter, estrenada por Netflix el pasado mes de octubre y la verdad es que no tengo ninguna pega que ponerle. Inicialmente pensé que me iba a aburrir con tanto diálogo pero pronto me di cuenta que justamente allí estaba toda la gracia. De todas formas entiendo que esta característica pueda resultar negativa para quien espere una gran serie de acción y detectives con persecuciones y cosas así porque aquí la cosa va claramente por otros derroteros. La historia se inclina más hacia un menú psicológico en donde nos retrotraemos a la época de los setenta cuando en las oficinas del FBI se empezaba a gestar una nueva sección destinada al análisis conductual de criminales ultra peligrosos. Tenemos la oportunidad de ver paso a paso la forma en que nació este nuevo experimento y la forma en que sus integrantes se conocen construyendo así, creo que acertadamente, el perfil psicológico de estos cazadores de mentes, algo esencial para entender el choque de fuerzas que se produce en las entrevistas que realizan a tétricos criminales en donde el ambiente se transforma en un ajedrez mental.


La Ciencia del Comportamiento se luce en esta serie porque nos ayuda a entender las raíces más tempranas de la mente criminal y que se relacionan con un lado sombrío que todos parecen tener en mayor o menor medida, lo que despierta dudas y genera una profunda reflexión: más allá del crimen en sí, a nivel mental ¿qué hace la diferencia entre una persona normal y un criminal? visionando la serie queda claro que los detalles, pequeñas desviaciones que descontroladas emergen a veces como la figura del asesino organizado o el que es completamente anárquico e irracional. Los protagonistas, los agentes del FBI Holden Ford y Bill Tench junto a la rezagada colaboradora Wendy, son los encargados de entender esos detalles y organizarlos para encontrar un patrón, algo que les permita anticipar el avance destructivo de otros psicópatas. Sin embargo el trabajo no está exento de peligros y de un peligroso andar por las vías de la propia locura, algo que se hace evidente en el caso del impávido y recatado Holden que comienza a mutar durante todo el proceso, adquiriendo herramientas de sus propios entrevistados para cazarlos y obtener así una confesión. Por eso mismo y para saborear los matices es esencial mirar las escenas y poner atención extrema en los diálogos porque ahí está la clave para entender el pedazo de serie que se ha mandado David Fincher en un guión que recuerda sus mejores trabajos cinematográficos mezclado con algo que en lo personal disfruto, como es una buena y profunda serie intelectual psicológica.

Anécdotas hay un par, como el momento exacto en el que se inventó la categoría "Asesino en serie" o los problemas que enfrenta la nueva división del FBI para hacerse entender en un medio y época en donde hablar de ciencia del comportamiento era como hablar en chino. Queda también esa sensación de valentía y entusiasmo que uno podría relacionar con los superhéroes pero pronto nos damos cuenta que aquí lo que prima son los seres humanos con luces y sombras, deslizándose la idea de que por muy bueno que sea el cazador siempre habrá dentro de él un poco de aquello que caza, creándose así una nueva preocupación y que es entender cúal es el límite moral y ético para atrapar a un asesino. Cosa que por supuesto recién se empieza a dibujar y que entiendo se seguirá desarrollando en la segunda temporada ya confirmada por los ejecutivos del gigante del streaming.

En uno de los diálogos de la serie alguien dice "si quieres trufas, debes meterte en la mugre con los cerdos" y eso es lo que seguiré haciendo cuando vuelva la segunda temporada de Mindhunter, no solo para entender a los psicópatas sino también para entender aquel lado sombrío que todos tenemos. Una serie no apta para debiluchos de mente.


Puedes ver la serie en Netflix AQUÍ.

Otras reseñas de series que podrían interesarte

Stranger Things o como perderse en un plano astral AQUÍ.
American Gods, dioses y algo más AQUÍ.
Black Mirror, lo peor de nosotros AQUÍ.
Dark, un misterio atemporal AQUÍ.
Más series AQUÍ.

Mesmerismo y Reiki || Paralelismos.

0

Mesmerismo


Leyendo en profundidad la historia del médico alemán Franz Anton Mesmer, creador del Mesmerismo, me ha sido inevitable observar cierto paralelismo con las bases del Reiki.

Mesmer se hizo famoso en el siglo XVIII por proponer la idea del "Magnetismo Animal" argumentando que todos los seres humanos tenían algo que él definió como una especie de fluido energético invisible cuyo desequilibrio podía alterar la salud de las personas. Con ese fundamento creó diversos sistemas, unos más aparatosos que otros para afectar y calibrar ese magnetismo en las personas. Construyó artefactos y recreaba complejas escenas de sanación que sin duda sugestionaban a sus pacientes de la misma forma en la que un mago o hipnotizador puede producir cambios en el estado de ánimo de los demás. Dado el tremendo impacto que generó su práctica en una sociedad que recién comenzaba a especializarse en el método científico el rey Luis XVI encargó la completa revisión de las bases metodológicas que Mesmer pretendía instaurar. Al poco tiempo la idea del magnetismo animal fue desacreditada y se concluyó que en muchos casos las enfermedades que se habían tratado seguían un curso normal de curación no necesariamente asociado a los mecanismos e ideas del médico alemán. En otros casos se concluyó que habían cierto efecto pero este era más psicológico que otra cosa y que la actividad tenía limitaciones especialmente a la hora de justificar sus bases. Esto por supuesto terminó de enterrar la fama de Mesmer y transformó su historia en una anécdota importante cuando se trata de buscar los orígenes de muchos fundamentos sanadores que hoy abundan en el ámbito esotérico.

Hoy en día el Reiki ofrece una base conceptual similar ya que propone la existencia de una Energía o fuerza vital universal que puede alterar de manera positiva la salud de las personas si para ello se canaliza adecuadamente. Esto se hace habitualmente a través de la imposición de manos o lo que se conoce popularmente como toque terapéutico lo que se parece, por no decir que es calcado, a lo que Mesmer hacía con sus pacientes con la diferencia de que este último no solo creaba un ambiente sugestivo sino que fue capaz de construir otros artefactos que según él facilitaban el flujo de esa energía en la que él creía. Evidentemente el Reiki también se las ha visto con la comunidad científica y se encuentra actualmente relegado al ámbito teórico sin ofrecer ninguna prueba que acredite sus bases lo que le transforma técnicamente en una pseudociencia. Tanto así que en España ya hay ciudades como Madrid y Valencia en donde sus actividades ya no son bienvenidas en los hospitales porque no cumplen con los debidos requisitos para ser algo oficial y porque se detectó que este sistema dejaba la puerta abierta a inescrupulosos que aprovechaban esto para lucrarse directamente con los pacientes, creando sesgos y lagunas de desinformación.

Pese a lo que pasó con Mesmer es innegable que él fue sin quererlo uno de los precursores de lo que luego conoceríamos como Principios de la Sugestión y el Efecto Placebo, dejando claro que en la salud de la persona no sólo intervienen elementos fisiológicos indiscutibles sino también otros relacionados con la sugestión y el aspecto psicológico-cognitivo lo que por supuesto no hace más real su idea del Magnetismo Animal ni la Energía Universal del Reiki que por ahora se se reducen a meras presunciones que siguen estando fuera de los límites de la medicina tradicional.

Para saber algo más sobre el Mesmerismo AQUÍ.

Otros artículos que podrían interesarte

Engaños de los brujos  el truco del huevo, entre otros AQUÍ.
¿Vuelven los espíritus? Houdini dice que no AQUÍ.
James Randi y el secreto de los psíquicos AQUÍ.
¿Los médiums son unos estafadores? AQUÍ.
Más artículos AQUÍ.