El atentado del World Trade Center y una carta de tarot.

0


Encaja bastante bien la imagen del atentado de las torres gemelas en Estados Unidos con una carta de tarot que indica inestabilidad social y emocional. Calza, considerando que este suceso ocurrido hace ya varios años (2001) marcó a gran parte de una sociedad que tuvo la amarga oportunidad de visualizar en vivo y en directo una de las catástrofes más grandes de la historia.  La particularidad de este evento es que con ayuda de los medios de comunicación su mensaje se hizo masivo y la sensación de inseguridad o quiebre se globalizó. Un evento que nos mostró directamente y sin anestesia una estructura desmoronándose, cayéndose a pedazos por motivos aún confusos. Todo esto como un mensaje potente a la humanidad.

Lo cierto es que estos sucesos nos marcan y recuerdan la fragilidad de la vida y la forma en que de un día para otro todo puede cambiar drásticamente. Aún así, pese a lo negativo del recuerdo y pese a lo difícil que nos resulta tragar todo esto hay que admitir que hemos aprendido algo nuevo. Nos hemos anclado aún más en el presente y disfrutamos ahora lo que tenemos, mientras dure. Y si lo que tenemos hoy es crisis y desolación en nuestra vida, aprendemos que estas cosas no duran una eternidad. Tarde o temprano los recuerdos amargos van suavizándose y quedan en la memoria como cosas que se deben respetar y por las cuales se guardan un minuto de silencio. Tal como sucede con la triste historia de las Torres Gemelas.

Carta: The Towers.
Baraja: The Urban Tarot.
Diseñador: Robin Scott.
Web del Diseñador: http://www.robinscottart.com/



Mercurio en Aries || Inteligencia rápida y brutal.

0



Mercurio en Astrología suele ser el significador del aspecto intelectual y la forma en que nos expresamos en el mundo, incluyendo las muchas variables de comunicación, sea escrita, telefónica e incluso en su forma más moderna: las redes sociales. Pero ¿qué pasa cuando su influencia se mezcla con la fuerza pasional de aries?

Lo primero que hay que entender con esta combinación es que si Mercurio ya es símbolo de agilidad mental por sí mismo, en Aries significa poner un propulsor extra a la inteligencia lo que por momentos puede identificarse como impulsividad al hablar y la sensación de que se necesita comunicar todo de forma muy rápida para que las ideas o conceptos conserven la forma en que han sido pensadas originalmente. Esta necesidad responde a dos fuerzas contrapuestas que actúan de forma simultánea: por un lado el egocentrismo ariano necesita dejar su huella, expresando algo que cree es fundamental para la conversación y al mismo tiempo la influencia de mercurio enfoca su impulso hacia la transmisión de un mensaje que tiene más que ver con el ideal de la divulgación, es decir, considerarse a sí mismo útil en la entrega de la información no tanto para glorificarse sino para sentir que ha cumplido con una misión asignada por alguien invisible o por el propio llamado de la conciencia.

Las personas que estén en contacto con alguien que tenga esta combinación podrían percibir cierta agresividad en la conversación, un tono intenso y pasional que se expresa usando palabras que para el resto de los mortales pueden sonar impactantes e incluso hirientes pero que de seguro no será dichas con ánimo de agresión sino por el inocente ímpetu ariano que insiste en marcar el territorio intelectual especialmente en los grupos sociales. He ahí quizá el mayor conflicto, al enfrentarse al dilema de comunicar y sentirse útil versus el tono prepotente que podría distorsionar el mensaje produciendo que este no sea recibido de buena manera en los demás. En este caso la fatalidad de Mercurio sería la de ser un mensajero divino del que todos rehuyen, impidiéndole así entregar la preciada información que porta y que debe distribuir en la sociedad.

Sea como sea si hay una combinación que puede llevar el mensaje hasta los confines del mundo es Mercurio en Aries porque será su resistencia intelectual la que le hará perseverar en su labor de comunicar y compartir la información. Mientras cuide su tono y trate de respetar los protocolos sociales sin necesidad de incendiar una sala de conferencia con sus intensas discrepancias será muy posible que este mensajero temperamental y acelerado aporte el dinamismo y la fuerza necesaria para que la verdad llegue a todo rincón, incluso a aquellos lugares en dónde la represión ha levantado muros de mentiras y confusión. Así, Mercurio en Aries es la dinamita que derriba los muros de la ignorancia y rompe en pedazos la desinformación.

NOTA:

He compartido más abajo la imagen de Flash, un superhéroe creado por DC Comics que representa bastante bien el ideal de Mercurio en Aries, en dónde la velocidad mental actúa de la mano de la potencia e ímpetu energético. Así mismo la información viaja hoy a través de nuestros ordenadores cada vez más rápida y el dios mensajero va adoptando formas más sofisticadas y modernas para conectar en un mundo que requiere entusiasmo y valor.







Mitos en el Tarot: tirada de tres cartas || Análisis.

0



En el tarot hay bastantes mitos y uno muy recurrente es la idea de que una lectura de tres cartas no sirve para responder todo tipo de preguntas, especialmente las de método predictivo a largo plazo. Otros más osados dicen que con tres cartas es imposible profundizar en un tema amoroso o laboral porque tres cartas no hablan lo suficiente. Lo peor de todo es que me he encontrado a varias de estas personas evangelizando sobre esta idea en muchos grupos de tarot y ni siquiera explican cuál es argumento que les hace creer o pensar eso.

Primero y desde una perspectiva lógica hay que enfatizar que las cartas no hablan. Son solo láminas que utilizamos como soporte para aplicar la información que obtenemos gracias a la Teoría de la Mente. En este caso el único que habla es el tarotista. Segundo y esto es algo que he repetido por activa y por pasiva: el que una lectura de tres cartas sea efectiva y profunda dependerá de la capacidad del que las interpreta y eso tiene mucho que ver con la capacidad de síntesis del tarotista. Lo que unos te dicen con todas las cartas desplegadas en círculos, cuadrados, cruces celtas y un montón de complejos sistemas te lo pueden decir otros con una, dos o tres cartas. Por lo que si tú no puedes leer con tres cartas ya es hora que admitas que el problema no son las cartas sino tu nivel de interpretación.

He llegado a pensar que las personas que van por la vida vendiendo el mito de que tres cartas no son suficientes para resolver un tema son tarotistas o aprendices que han probado ese sistema y han sido incapaces de desarrollar su interpretación con tan escueta tirada. Entonces como a ellos no les resultó les dicen al resto que la cosa no funciona para que así no se tengan que enfrentar a su propia mediocridad. Otra posible explicación es que esas personas (las que dicen que tres cartas es poco) sean consultantes que se han visto las cartas con tarotistas que habiendo usado el sistema de tres cartas no les han resuelto el tema que estaban preguntado y así nos damos cuenta que esto es un bucle que se repite siempre porque hay alguien que no es capaz de resolver con tres cartas.

¿Cual es mi justificación para defender la tirada de tres cartas? muchas veces la uso y aprendí a desarrollarla durante años para extraer de ella el máximo de información y me di cuenta en terreno que sí es posible responder a todo tipo de preguntas con ellas. Ahora bien, debo ser justo, no puedo decir que el cien por cien de tiradas que hago sean de tres cartas, otras veces veces combino con otras cartas especialmente si hago lecturas generales en dónde la persona no me pregunta nada y solo quiere saber lo que veo de ella (me da libertad para mirar lo que sea). Pero insisto, toda vez que he usado la tirada de tres cartas con ella he sido capaz de resolver dudas de todo tipo y con un nivel de profundidad adecuado. Entonces bajo este análisis hecho en mi propia estructura de trabajo lo más justo es decir que la lectura de tres cartas si es efectiva para responder preguntas de todo tipo (profundas y superficiales) pero eso no implica que esta tirada se pueda usar en el cien por cien de lecturas, simplemente porque en otros casos el mismo consultante quiere que saques más cartas o porque uno mismo pese a ya haber respondido lo solicitado saca más cartas para observar detalles aún más ínfimos pero ojo, digo ínfimos, es decir, aquellos que se desprenden de los detalles principales que ya aparecieron en la lectura de tres cartas. O sea, estamos hablando de un tercer nivel de profundidad que se explicaría con la siguiente formula:

3 cartas = respuesta fundamental (NIVEL 1) + detalles principales (NIVEL 2)
Sacar más cartas = Detalles derivados del NIVEL 2 (NIVEL 3)



Descifrando Películas: El Turista || Amor & Thriller.

0




Una película montada cómo un thiller de acción que esconde también un mensaje sobre el amor y la fidelidad que expresamos a aquellos que un día decidimos querer. 

La historia cuenta el cruce de caminos entre Frank, un turista que viaja en tren rumbo Venecia y Elise, una misteriosa mujer con la cual se crea una misteriosa conexión. Lo que él no sabe es que ella le ha elegido como cebo para engañar a la policía porque está metida en una peligrosa trama relacionada con su amante, un delincuente internacional llamado Alex Pierce que intenta reunirse con ella pero que para hacerlo necesita desviar la atención de la policía, haciéndoles creer que él es el ingenuo turista del tren. De ahí en adelante se suceden una serie de circunstancias más y menos peligrosas en dónde un consternado Frank se da cuenta del lío en el que le ha metido Elise lo que produce que ella también tome conciencia de lo lejos que ha llegado por amor a su amante. En ese punto, Frank y Elise comienzan a sentir atracción el uno a otro y buscan protegerse pero pronto se darán cuenta que la cosa no es tan fácil y deberán pasar una prueba de fuego que traerá una enorme sorpresa.

ANÁLISIS

La película expone la complejidad del amor y lo lejos que el ser humano puede llegar por quienes quiere, incluso burlando valores éticos y morales. Muestra también el difícil entramado que se crea cuando los sentimientos se dividen y se empiezan a sentir cosas por otras personas lo que trae los consiguientes cuestionamientos ¿a qué se debe ser fiel entonces? ¿al amor de toda la vida o al nuevo sentimiento que emerge por una persona desconocida que con su simpleza a ingenuidad rompe todas las estructuras anteriores? Elise en este caso se ve dividida porque se da cuenta que el turista, un completo desconocido, empieza a introducirse en su corazón porque le da lo que su amante no puede darle. Por otro lado Frank se encuentra flechado por esta mujer misteriosa que intenta protegerle del complejo entramado creado por su amante Alex Pierce pero al mismo tiempo no logra entender cómo es posible que ella siga aún queriendo a ese hombre.

Arruinaría por completo la historia si cuento la sorpresa que resuelve el lío emocional de Elise y el destino de Frank y Alex Pierce, pero en lo personal puedo decir que me deja satisfecho. Lo inesperado se abre paso y al final uno se queda pensando en una frase que dice Elise cuando intenta explicarle a Frank el significado de una medalla que lleva puesta y que tiene tallada la imagen de Jano, un dios romano:

Es el dios romano, Jano. Mi madre me lo dio cuando era pequeña. Quería mostrarme que la gente tiene dos lados, uno bueno y uno malo. Un pasado y futuro. Y que debemos aceptar ambos en alguien a quién amamos. 

Y puede que no entiendas el todo la frase ahora pero te aseguro que cuando veas la película y llegues al final entenderás el gran mensaje que tiene esa medalla y en específico ese dios romano tan particular. Un mensaje que podrás llevarte contigo cuando decidas encontrarte con quién decidas amar.

















Ver el futuro con el tarot no resta poder ni control ||

0



He leído muchísimas páginas en dónde la visión predictiva u oracular del tarot es criticada porque se asocia con una pérdida de responsabilidad en la vida, como si al mirar hacia el futuro uno se abandonase a lo inexorable. Algunos más extremistas llegan a decir que quién mira el futuro tiene cero control de su vida y vive según lo que le dicen los demás. En resumen y aunque lo dicen con palabras más bonitas la idea que quieren vender es: si usted pide leerse el futuro es tonto y vago pero como yo le respeto y no quiero tratarle así porque soy ético y considerado pues me niego a leerle el futuro.

Sea como sea este tipo de advertencias o negativas tienen ciertos puntos contradictorios en sus justificaciones ya que intentan crear una correlación entre leer el futuro y perder el control de la vida, lo que no tiene sentido alguno considerando que actualmente existen sistemas predictivos incluso en informática y eso no implica en absoluto que quienes los usan hayan perdido control de su vida. Al contrario y de forma paradójica, han ganado control y obtenido beneficios porque han sabido cómo mover las fichas para ajustarse a los resultados previstos. Es decir, se conocen los resultados y con eso se accede a un campo de información adicional además de útil. Por otro lado la resistencia a la visión oracular es completamente irracional y supersticiosa ya que ella desconoce por completo los mecanismos predictivos que actúan a nivel cognitivo en la mente humana. Ya en otros artículos me extendí bastante sobre la forma en que trabajaba dentro de cada uno de nosotros lo que en ciencias cognitivas se conoce como Teoría de la Mente, que no es una teoría como algunos pensarán sino el nombre que recibe la capacidad de preveer el comportamiento de otros y que se corresponde con un área de nuestro cerebro que se ocupa de nuestro comportamiento social. Predecir es en este caso una herramienta evolutiva que junto con la empatía ha sido desarrollada para mejorar la interacción del ser humano con su entorno ya que al anticiparse a las cosas que suceden es capaz de mejorar sus tiempos de respuesta y reacción, algo indispensable para nuestra permanencia como seres vivos. Ciencia pura y dura que los detractores del aspecto predictivo del tarot deberían estudiar.

Para revisar el artículo en dónde hablé de la Teoría de la Mente haz clic AQUÍ.

Es importante que la gente entienda que el aspecto oracular no ha existido durante siglos por pura coincidencia sino porque hay un trasfondo que le justifica. Aún así, estoy de acuerdo en que muchas personas lo han usado de una forma totalmente distorsionada, mezclándolo con otros tipo de técnicas de dudosos resultados pero no por esas ovejas negras se puede manchar por completo algo que merece la debida atención y análisis ya ni siquiera desde la creencia y la superstición sino desde el aspecto más lógico y científico. Al respecto quiero enumerar algunos puntos que exponen los negacionistas del aspecto predictivo en el tarot y que más de una vez me han hecho tirarme de los pelos por la falta de razonamiento y soterrada manipulación conceptual y psicológica que ocultan:

1 - Si pides que te lean el futuro es porque crees en un destino inexorable.

FALSO

Aplicar el aspecto predictivo no tiene nada que ver con creer o no en el destino. Basta con mirar a las grandes empresas informáticas que utilizan sistemas predictivos para generar beneficios y que en ninguna de sus bases exponen el concepto de destino porque ese tema no les compete ni les es necesario. Quienes aplican sistemas predictivos (en el tarot y en la vida) lo hacen literalmente para anticiparse y adaptarte a los resultados de forma rápida y eficaz. La Metereología es una forma de predicción que recoge datos actuales de la atmósfera y en la mayoría de los casos acierta o se acerca muchísimo al panorama que habrá no porque adivine por arte de magia sino porque ha utilizado muchas variables de información que bien combinadas le han dado un resultado esperado, lo mismo que hace Google usando sus famosas redes neuronales informáticas en combinación con el Big Data. Nada de superstición ni destino inexorable. Ciencia pura y dura, que es algo que tienen que entender los detractores del aspecto predictivo y oracular.

Para leer el artículo en dónde explico el sistema que usa Google para predecir resultados en su navegador y lo que es el Big Data haz clic AQUÍ.

2 - Si pides que te lean el futuro es porque necesitas que otros te digan lo que tienes que hacer (traducción: eres un bobo)


FALSO

El que alguien te diga lo que va a suceder aplicando un sistema predictivo no te obliga en absoluto a hacer lo que esa persona te diga, empezando por el hecho de que nadie te está diciendo lo que tienes que hacer sino lo que va a suceder. Cuando ves un programa meteorológico para saber qué tiempo habrá mañana nadie te está obligando a hacer algo. Simplemente se te está explicando lo que sucederá y luego tu verás cómo reaccionarás cuando llegue ese día. Si te dicen que mañana lloverá tú eres libre de usar paraguas o no.

3 -Si pides que te lean el futuro es porque no quieres construirlo y te conformas con quedarte agobiado en casa recordando lo que te han dicho (traducción: eres un vago que no construye su vida)

FALSO 

Y además mal intencionado porque intentan crear una correlación artificial entre usar sistemas predictivos y el ser vago, solo para justificar su negativa a no hacerlo por miedo o ideas supersticiosas personales. Cómo ya mencioné en el punto anterior, el que tú sepas o analices lo que va a pasar no te ata de manos y pies ni te impide construir tu vida sino al contrario, te obliga a tener una actitud proactiva y replantarte lo que tú eres, con las consiguientes acciones que definirán tu vida, algo totalmente opuesto a lo que haría un vago que lo más probable se quedaría de brazos cruzados.

4 - Si te les el futuro estás delegando sobre otro el poder y control sobre tu vida (traducción: eres un títere de otros)

FALSO 

Y también malintencionado. Si aplicamos ese criterio entonces todos somos unos vagos y dependientes porque habitualmente le pedimos a otras personas que nos ayuden con determinados aspectos de nuestra vida. Mi médico de cabecera ha tomado el control sobre mi porque hace algo que podría hacer yo mismo, el que me cocina en el restaurante ha tomado control de mi y hace algo que yo mismo podría hacer en mi casa. Y sí, es verdad que yo me podría cocinar pero si todos pensáramos así entonces los restaurantes no existirían pero están ahí para que nosotros nos podamos dar el lujo de que otro cocine por nosotros y eso no siempre es delegar sino que también es en muchos casos una forma de descansar de nosotros mismos. Visto así, no tenemos ni un pelo de tontos porque pedimos a otros que en algunas ocasiones hagan cosas que no queremos hacer, ya sea porque estamos cansados o porque simplemente nos queremos dar ese gusto. Eso al menos aplicado al tema de cocinar porque hay otras áreas en dónde simplemente por cuestiones técnicas y obvias hay cosas que no podemos hacer: no puedo construir mi propia casa porque no soy arquitecto ni mucho menos constructor, tampoco me puedo sacar una muela yo mismo porque no soy dentista ni mucho menos puedo pilotear un avión con muchos pasajeros porque no soy piloto de avión. Ahora bien ¿el que no sepa hacer esas cosas y tenga que pedírselas a otros implica que no tengo poder sobre mi vida? no, en absoluto. Sigues teniendo el control pero te adaptas a lo que sabes y no sabes para moverte de forma libre y consciente sin presiones de ningún tipo, porque nadie te obliga a hacer nada. 

NOTA:

He puesto esta imagen aquí abajo de forma graciosa porque muchas veces los negacionistas del aspecto predictivo en el tarot miran a quienes leemos futuro como personajes siniestros, como si con nuestra mirada le robásemos el alma a las personas lo que es algo totalmente alejado de la verdad. Es más, me parece que ese intento de silenciar ese aspecto predictivo natural del tarot tiene más pinta de oscurantismo y superstición como hace siglos cuando la ignorante masa quemaba viva a las brujas y sus libros de recetas, preocupados por su posible peligro para la sociedad.




El Cometa Halley y una profecía que se cumple ||

0



"La imprecisión de una profecía o predicción no radica en la mala suerte sino en el desconocimiento de sus engranajes ocultos. Así el supersticioso puede acertar cada cierto tiempo jugando al azar y desconociendo el método pero el que es empujado por la curiosidad y el profundo análisis aspira siempre al descubrimiento del patrón y la exactitud de sus visiones"    
                                                                                 


Viendo la serie de televisión Cosmos pude conocer en profundidad el interesante trabajo que realizó Edmund Halley para calcular la órbita del cometa que ahora lleva su nombre. A pesar de que el cuerpo celeste ya había sido avistado siglos antes nadie a lo largo del tiempo había concluido que era el mismo objeto que volvía una y otra vez a la Tierra. Fue precisamente el análisis de patrones del famoso astrónomo el que permitió entender que la actividad del cometa era periódica y totalmente predecible al punto de que hoy en día la comunidad científica sabe con certeza la próxima vez que aparecerá surcando el cielo.

La historia de Halley es fascinante primero porque lo que él hizo en su época era prácticamente una profecía, es decir, se anticipó a lo que sucedería muchos años más adelante y segundo porque su descubrimiento expone el valor incalculable que tiene el estudio riguroso de los patrones no solo en la naturaleza sino también en el cosmos. Esto guarda directa relación con el estudio que estoy haciendo sobre el mecanismo cognitivo que actúa en el tarot y en la astrología,  en dónde los sistemas predictivos actúan gracias a la lectura de patrones que permitirían al igual como lo hizo el famoso astrónomo predecir un acontecimiento futuro. Es razonable pensar que los sistemas predictivos aplicados por el hombre tienen la misma raíz de análisis y entender eso significa dar un salto desde la superstición en las ramas esotéricas a un entendimiento de las mismas que nos obliga a  buscar y estudiar los patrones relacionados ¿de que forma un tarotista o astrólogo lee patrones? ¿cómo es posible describir el pasado y el futuro de una persona sin apenas conocerle? ¿de qué forma el cerebro capta información de su entorno y a cuánta velocidad de procesamiento lo hace? ¿es la persona y el universo un campo de información que puede se leído para luego predecir su comportamiento?

La respuesta a la última pregunta es un sí rotundo. En el caso del tarotista se puede decir que este realiza un análisis consciente o inconsciente de la persona  a quién lee las cartas a tal punto que la sola presencia o voz del consultante puede entregarle en milésimas de segundo una visión completa de lo que le sucederá, con más o menos precisión dependiendo de la capacidad de quién analiza. En el ámbito esotérico esta cualidad es llamada percepción extrasensorial, sin embargo para la ciencia esto se llama análisis predictivo y teoría de la mente. Es sabido que el cerebro capta mucha más información de la que que es consciente por tanto resulta comprensible que cientos de detalles captados de forma fotográfica y veloz queden almacenados en la mente de un tarotista de forma inconsciente para luego reaparecer de forma mucho más ordenada y coherente, conformando así un discurso predictivo. Esto último sin embargo no quita mérito a la actividad ya que a pesar de que con esta nueva visión despojamos de toda magia al tarot, nos encontramos con un asombroso territorio inexplorado que puede ser explicado y confirmado de forma empírica con leyes científicas ya existentes y debidamente contrastadas.

Al terminar de ver la historia de Edmund Halley he sentido emoción y entusiasmo al darme cuenta cómo a veces una profecía que se cumple esconde un método y una explicación racional incluso más asombrosa que la creencia que durante los primeros años de mi práctica como tarotista tuve que aceptar a regañadientes y que implicaba resignarse al misterio sin develar sus ocultos engranajes. Con mayor motivo creo que sería un error no estudiar y rechazar el aspecto predictivo que todos tenemos y que a lo largo de la historia ha evolucionado para presentarse como una herramienta más en nuestra lista de virtudes y capacidades. Se despierta en mi la esperanza y la certeza de que la actividad a la que me dedico puede dar pasos gigantescos hacia la comprensión de la mente humana y de paso ayudarnos a ir más allá en el redescubrimiento de aquellas ramas esotéricas aún cubiertas de negras nubes de superstición. 







La inclusión de los cuatro elementos en el Tarot ||

0



La inclusión de los cuatro elementos (fuego, tierra, agua y aire) en la simbología del tarot no es como intentan presentarlo algunos un error sino una forma que muchos tarotistas adoptan para agrupar significadores asociados a la emoción, la pasión, lo material y el pensamiento, que son conceptos cardinales en toda lectura de tarot. Es una forma de sintetizar y estandarizar la interpretación, porque es sencillo y porque da más rapidez a la lectura sin necesidad de meterse en aburridas explicaciones o verborrea innecesaria que finalmente llevan a lo mismo, como uno que leí por ahí que decía que las espadas no representaban el aspecto intelectual y sin embargo si las relacionaba paradójicamente con actividades en dónde el intelecto es utilizado de forma mucho más refinada. Esto último deja claro que si alguien intenta despegarse de los significadores tradicionales tarde o temprano se encontrará con los mismos conceptos de siempre (pasión, emoción, intelecto y materialismo) y se verá obligado a agruparlos en un nuevo orden que cogerá prestado de otro ámbito o que en última instancia inventará, haciendo doble trabajo al crear un soporte para conceptos que ya existen en la analogía de los cuatro elementos.

Lo que quiero decir con todo esto es que cualquier intento por desprestigiar o tratar de desmarcarse de la idea de los cuatro elementos implica meterse en un sistema de interpretación más complejo y engorroso pero no más útil que tarde o temprano obligará a retornar al orden y la agrupación sistemática de emoción, pasión, materialismo e intelecto para así explicar de forma rápida y fluida una lectura de cartas. En este caso los significadores o los paralelismos que establecemos entre las cartas y otras líneas de razonamiento no ayudan a simplificar el discurso. Y aunque estoy de acuerdo en que el concepto de los cuatro elementos es algo prestado de la astrología y no pertenece directamente al tarot me parece totalmente legítimo establecer este tipo de correlaciones porque ellas representan el oro puro del pensamiento complejo indispensable en las interpretaciones.

Mezclar los cuatro elementos o las definiciones astrológicas con el tarot no implica en absoluto desvirtuarlo sino fortalecerlo, por lo que si alguien viene y te dice que eso es un error recuerda que ese alguien también usa sus propias analogías que al fin y al cabo son iguales a las tuyas pero con nombres distintos. Y eso aplica a todas la barajas incluida la de Marsella que algunos fanáticos intentan presentar casi como una baraja sobrenatural creada por extraterrestres que usan otros conceptos, cuando en realidad y como todos los demás se adhieren al mismo campo conceptual de la psique humana en dónde siempre emergen los conceptos de emoción, intelecto, materialismo y pasión. 











Cuando la Astrología se desvirtúa con los memes ||

0



Estoy en varios grupos de astrología y últimamente me ha sorprendido ver la cantidad de memes cómicos relacionados con signos astrológicos, influencia de planetas o aspectos que se convierten rápidamente en temas populares por una masa de personas ansiosas por consumir lo que yo llamaría el Big Mac de la astrología, es decir la hamburguesa rica y sabrosa que te comes al instante sin procesarla ni masticarla mucho. Así mismo los contenidos astrológicos se venden al por mayor y a veces de manera tan burda que dan hasta vergüenza ajena. Eso sumado además al aporte de algunas personas que hacen preguntas dignas de premio como aquellos que buscan encontrar el aspecto astrológico que define el tamaño del pene de un hombre o el nivel de calvicie que tendrá a futuro.

Más paradójico aún ha resultado encontrarme con astrólogos que se autoproclaman clásicos y que comparten ridículas fotos o videos preguntando a la masa hambrienta de Big Mac ¿qué signo creéis que es este gato? (foto de gato arañando a otro gato) o ¿En dónde creéis que tiene este perrito la luna? (video de perro meandose en la alfombra de una casa). Yo entonces colapso, se me activa Mercurio en Aries y me doy cuenta rápidamente que aquí hay algo que no cuadra, que existe una especie de doble estándar en dónde se llora por defender la astrología más clásica mientras que al mismo tiempo se comparte contenido mediocre que no ayuda a dar seriedad y profundidad al estudio de esta rama de conocimiento.

Solo por un momento pudo pensar que quizá el astrólogo que comparte ridículas publicaciones está haciendo un estudio social para darse cuenta cuánta gente le da me gusta a los vídeos o fotos absurdas pero si me quedo en esa idea no me siento del todo convencido porque si el motivo de ese astrólogo es demostrar algo o confirmar una idea para sí mismo, al menos podría compartir también contenido elaborado, potente y profundo que ayude a abrir los ojos y alejarnos del alicaído ambiente astrológico en dónde los Big Mac, los gatos que arañan y los perros meones valen por ahora mucho más que un artículo bien escrito que invita a debatir sobre astrología de verdad.




Los aires de superioridad del Tarot Terapéutico || Reflexión.

0



Creo que poca veces he dado una opinión personal tan contundente durante los años que llevo administrando esta página pero también con el tiempo he comprendido que la tolerancia y la actitud hippie oculta muchas veces una máscara de hipocresía que no me apetece llevar para vanagloriarme de una actitud espiritual que más tiene de ego que de espiritual. Esto es para mi entonces un ejercicio de honestidad sobre algo que lleva mucho tiempo incubando en mi.

Siento rabia hacia la gente que menosprecia el aspecto predictivo del tarot haciéndolo parecer lo menos importante en comparación a lo que ellos denominan aspecto terapéutico que yo también respeto, aunque con condiciones. Lo que me enfada es que intenten hundir la adivinación en favor de hacer parecer fenomenal el otro aspecto que defienden porque es precisamente el más fácil de desarrollar y en dónde no se pone a prueba con tanta intensidad la intuición del tarotista. Basta con ser un poco psicólogo, ser empático y decirle al consultante palabras de superación sacadas de libros de autoayuda para tener la tarea hecha y más encima inflarse el ego diciendo que se ha guiado al pobre desvalido que ha utilizado esta herramienta exclusivamente de autoconocimiento. Eso es lo que hacéis muchos de vosotros que practicáis la visión terapéutica y menospreciáis la predictiva.

Los que reniegan o menosprecian el aspecto predictivo del tarot ¿no os dáis cuenta que en vuestra actividad terapéutica también puede haber una gran parte de ego en dónde os sentís en una posición espiritual más elevada que se convence a sí misma de que puede guiar a otros? yo en lo personal cuando leo las cartas en modo terapéutico o predictivo no me siento mejor que el otro o por encima de él, apenas soy un canal, casi un amigo, otro pulgoso más que coge unas láminas de cartón y trata de dedicarse a algo. Pero entonces ¿de dónde sacáis vosotros esos aires de superioridad para decir esto es posible y esto no es posible, esto es el tarot y esto no lo es?

Yo en lo personal veo ratas ocultas detrás de disfraces espirituales y el problema no es que seáis ratas, sino que os tratéis de vender como elevados. Porque una rata merece admiración total cuando se reconoce a sí misma no así cuando se pone una máscara y va por la vida como un sabio de cartón tratando de enseñar a otros cómo es y cómo no es el tarot. Si es así prefiero ser una rata sin máscara.

Yo ni siquiera intento despreciar el aspecto terapéutico pero es inevitable que hable de lo fácil que es y lo critique, especialmente cuando aquellos que lo practican intentan hundir lo predictivo. Devuelvo como un espejo aquel desprecio hacia la adivinación y muestro también el engaño que puede existir en la perspectiva contraria. Miro y entiendo el tarot no como una sola cosa o una lucha de opuestos sino como un todo en dónde todos los sistemas pueden ser útiles sin menospreciarse entre sí. Pero si le dan un puñetazo al aspecto predictivo es inevitable que me transforme en su defensor y le de otro puñetazo al aspecto terapéutico, de la misma forma en que se lo daría al predictivo si este intentase ser el único válido. Que quede claro entonces: mi actitud violenta y enfurecida no es hacia los opuestos sino hacia la injusticia y mediocridad de aquellos que intentan separar y pintar de colores distintos las cosas que perfectamente pueden trabajar alineadas sin inflados egos espirituales ni máscaras que ocultan el deseo de controlar lo que es de todos.

NOTA:

Con respecto a la validez del aspecto predictivo ya he escrito varios artículos desde una perspectiva escéptica y racional que legitimiza su procedimiento. A ver si por fin sus ignorantes detractores y también aquellos que lo menosprecian leen de una vez por todas y se informan del sistema implicado que responde a causas cognitivas más que a pura superstición y charlatanería como ellos, inflados de ego, quieren hacer creer a la comunidad del tarot. Aquí dejo los enlaces a los artículos que escribí, ordenados del más antiguo al más nuevo y que sugiero leer en el mismo orden:

La videncia analizada con los ojos de la ciencia AQUÍ.
Qué es la Teoría de la Mente y para qué sirve AQUÍ.
Leer, entender y predecir la mente AQUÍ.
Nuestros movimientos nos delatan AQUÍ.



Descifrando Películas: Magia a la luz de la luna ||

0




A pesar de que Woody Allen no es uno de mis directores favoritos tiene películas que realmente he sabido apreciar justamente porque han tocado puntos que tienen de alguna forma algo que ver con mi vida o mi entorno. Así La Rosa Purpura del Cairo se ubica entre mis preferidas junto con Magia a la Luz de la Luna, una comedia romántica que esconde un contexto mucho más profundo referido a la lucha constante entre el escepticismo y la magia.

La trama cuenta la historia de Stanley Crawford un mago especialista en desenmascarar a videntes y mediums  que es llamado por un amigo que le pide ayuda para investigar a una bella joven llamada Sophie, autoproclamada espiritista y adivina que se encuentra en la casa de una lujosa familia que asombrada con sus capacidades se desvive por ella. Stanley entusiasmado y empujado por su desprecio a lo que él llama charlatanes acepta el reto y viaja con su amigo a la casa de la familia en dónde la belleza de la chica perforará lentamente su sentido común. Sin embargo el duro escepticismo de Stanley resistirá y trasformará esta historia en una interesante lucha entre la razón pura y el mágico mundo de Sophie que le ofrece una nueva perspectiva de la vida.

He dicho al principio que esta película me toca de cerca precisamente por mi actividad muy cercana al mundo esotérico en dónde además practico un fuerte sentido escéptico, de la misma forma en que Stanley de profesión mago busca a través de lo racional las respuestas a sus más grandes reflexiones. Por lo mismo no he podido evitar verme proyectado en la película con las mismas dudas y cuestionamientos que el protagonista, cayendo rendido por momentos frente a lo inexplicable y todo aquello que aparece a los ojos con el enigmático encanto que Sophie representa. Sin embargo Woody Allen desarrolla su película de una forma ingeniosa, exponiendo el vaivén que todo incrédulo puede sufrir cuando de investigar la magia se trata al mismo tiempo que describe el llamativo atractivo que pueden tener las ideas menos racionales que con sutileza y engaño pueden derrotar al más fiero de los científicos, entregando un final que por sobre todo reconoce en el cuadrilátero no la victoria del escepticismo ni de la magia, sino el amor que por sobre todo se eleva a un nivel humano, tierno e inspirador.

¿Stanley desenmascará finalmente a la espiritista y adivina? ¿Que es lo que verdaderamente hace Sophie? preguntas con respuestas claras especialmente en los diálogos finales de la película en dónde el director se luce con ingeniosas líneas que exponen la paradoja sin vergüenza y el frágil equilibrio entre lo racional, la estafa y el amor.

NOTA:

La película es pausada y exige mucha atención en los diálogos para así saborear el inteligente debate entre razón y magia que el director nos presenta. Ambientada en la rivera francesa y con un estilo clásico sorprende lo irreverente y crítica que puede ser, dejando entrever el lado más sarcático de un Woddy Allen que aunque algunas veces me parece soso aquí expresa toda su fuerza por sobre todo en el discurso y en la exposición de lo ridículo versus la inevitable gravedad de los sentimientos. Especialmente recomendada para escépticos, tarotistas, videntes, mediums, espiritistas y personas relacionadas de alguna u otra forma al mundo esotérico.

La película está disponible en la plataforma Netflix.
Para leer otras sinopsis y análisis de películas haz clic AQUÍ.







































El Dilema de la Casa VIII ¿Refiere a la sexualidad?

0



Hace poco observé en uno de los grupos en los que participo una discusión entre astrólogos respecto a una de la definiciones  de la Casa VIII. Por un lado habían algunos que estaban de acuerdo en ubicar ahí la sexualidad mientras que otros preferían trasladar ese concepto a la Casa V, argumentando que esto estaba más en consonancia con el Orden Caldeo. Más allá de la discusión que por momentos me parecía surrealista me quede pensando en algunas cosas que aquí comparto:

Pese a la existencia del respetable Orden Caldeo sigue siendo curioso que existan similitudes entre algunas definiciones de casas con las características de los signos zodiacales cuya definición algunos parecen despreciar en el estudio de la astrología, dando mayor importancia a la impronta de los planetas. Los más extremistas renuncian por completo a relacionar casas con características de signos zodiacales porque técnicamente no ven relación alguna mientras que otros en los que me incluyo entendemos que existe un orden definido pero al mismo tiempo nos damos cuenta que dentro de las mismas definiciones de casas existen aspectos conceptuales que inevitablemente se pueden asociar a los signos no porque exista una correlación técnica sino porque estos últimos al igual que las casas contiene significadores de personalidad que pueden reconocerse fácilmente y coincidir muchas veces.

Sea como sea, dentro de la discusión generada varias personas compartieron un enlace a una página llamada Beda Web en dónde el autor describía al detalle la diferencia entre las definiciones entregadas por el Orden Caldeo y aquellas ofrecidas por el listado de signos astrológicos, dejando en claro que ambas cosas no son lo mismo. Sin embargo en otros casos él mismo admitía que sí habían curiosas coincidencias conceptuales que podrían ser según él la causa que produjo que astrólogos modernos establecieran esta correlación Casa-Signo que hoy algunos consideran errónea. Luego el mismo autor indica, por ejemplo,  que la relación Casa II y Tauro no es correcta, recordando que Jupiter en la II es indicativo de buenos ingresos materiales pero luego no explica cual es el resultado de la combinación Jupiter en Tauro, una definición necesaria para conocer la diferencia conceptual entre Jupiter- Casa II y Jupiter - Tauro.

Para leer la información de la página a la cual hago referencia haz clic AQUÍ.

EL DILEMA DE LA CASA VIII

Con respecto a Casa VIII la página de Beda Web establece que está asociado a los órganos sexuales sin embargo deja en claro que no es lo mismo el órgano que su función, ubicando así la sexualidad y el placer en la V. Al respecto mi duda y escepticismo sobreviene por el hecho de que esta separación sería antinatural ya que ineludiblemente órgano y función están siempre unidos, en términos prácticos y psicológicos. Es decir, cuando yo tengo sexo con alguien no lo tengo solo con sus genitales sino con todo el contexto que es la persona, ubicándose la sexualidad no como una parcela aislada en Casa V sino también haciéndose extensiva a la VIII. Lo lógico entonces sería indicar que la sexualidad con todos sus matices, tanto orgánicos como psicológicos se encuentra agrupada en ambas casas de forma simultánea, la V y la VIII, siendo la primera la que describe el aspecto placentero y amoroso (Venus) y la segunda el marcador mecánico y puramente orgánico que ubica físicamente los órganos sexuales. Todo esto entendiendo que el concepto de sexualidad no se reduce puramente a lo físico-mecánico ni a lo amoroso-placentero, de la misma forma en que no se puede sintetizar todo su significado en una sola casa, independiente de que esta sea para algunos la V o la VIII.

Otra duda que me surgió se produjo porque uno de los defensores del Orden Caldeo lisa y llanamente descartó por completo la definición de "órganos sexuales" de la Casa VIII lo que se contradice a lo que el autor del artículo web de Beda Web menciona, en dónde echando mano del mismo orden sí relaciona esta casa con los órganos sexuales. Entonces no sé si el astrólogo que ha cercenado ese concepto de la Casa VIII lo ha hecho porque tiene otra fuente oficial sobre el sistema caldeo o es que simplemente y de forma arbitraria lo ha descartado, obviando ese detalle importante para la definición de esta casa. Lo cierto es que este tipo de contradicciones entre defensores del Orden Caldeo le hacen un flaco favor al entendimiento de la astrología ya que pueden confundir al resto de personas interesadas en la materia. Precisamente por esto es que dejo abierto el tema para que otros puedan ofrecer sus propias explicaciones respecto a la definición de Casa VIII y el o los sitios en dónde se ubica la sexualidad porque aquí todavía queda mucha tela que cortar y puntos que aclarar.

Dejo otra vez el enlace en dónde se hace la comparativa entre el significado de casas y signos astrológicos, haciendo mención al Orden Caldeo:

http://bedaweb.com/verarticulo.php?nid=103




El Atentado de Manchester y una carta de tarot ||

0




El lamentable atentado ocurrido en Manchester hace unos días deja en claro el extremo al que puede llegar el no entendimiento entre culturas e ideologías. Sin embargo creo que es simplista catalogar a quien hace estas cosas como un simple terrorista loco. Si uno escarba más profundo se dará cuenta que la desesperación, el constante machacar puede producir en las personas estas actidudes inhumanas y si es así  lo fundamental es mirar en retrospectiva para entender por qué un hombre se hace estallar en el vestíbulo de un gran estadio en dónde hace poco se acaba de dar un megaconcierto al cual asisten niños, adolescentes y sus respectivos padres.

La respuesta es sencilla: hay un contexto geopolítico e ideológico y hay que admitir que en los países de dónde provienen las personas que atentan contra occidente vienen también de su propia pesadilla en dónde mujeres, hombres, ancianos y niños mueren por error o intencionadamente a causa de explosiones, bombardeos y complejas escaramuzas militares de países de occidente que también han tenido un comportamiento inhumano. Con esto no justifico en absoluto el daño cometido pero sí intento plantarme en la idea de que esto era perfectamente evitable si un montón de cosas anteriores hubieran sido tratadas de manera distinta y sin generar el inevitable espíritu de revancha que por televisión pudimos confirmar.

Si algún día existe una solución dudo que sea a través del viejo y archiconocido sistema de buscar culpables, maldecirlos y pintarlos como lo peor del planeta. En última instancia llegará la claridad cuando reconozcamos que en todos los bandos hay terroristas que están masacrando el concepto de justicia. Llegará la verdadera paz cuando los vencedores dejen de escribir siempre la historia para su propio y egoísta beneficio.

He compartido en portada una carta llamada La Ruptura de la baraja Osho Tarot, precisamente por el concepto de quiebre necesario para analizar estos lamentables asuntos. No basta con abanderarnos por oriente u occidente, es necesaria una ruptura mental para entender que el problema es mucho más profundo y necesita mucho más justicia de la que se le está dando en los medios habitualmente polarizados. Tampoco basta enceguecerse por la ira y sentir que con eso basta para solidarizar con los muertos y penitentes de causas que la mayoría ni siquiera entiende por completo.